OBISPO HABLA DE LA VENIDA DEL PAPA

93

Nuestro Pastor y Obispo, Francisco Antonio Ceballos Escobar, escribió un artículo para “La crónica del Quindío”de Armenia, que luego se convirtió en el Editorial del programa NOTAS HUMANAS Y DIVINAS, de R.C.N., (domingos 6 a.m. del domingo 26 de marzo), hoy lo publicamos como una manera de escuchar a nuestro Pastor, Obispo y Padre: Francisco Antonio.

¿QUÉ SIGNIFICA LA VISITA DEL PAPA FRANCISCO A COLOMBIA?

El pasado diez de marzo los colombianos recibimos la grata noticia del anuncio de la visita del Papa Francisco a Colombia. El señor Nuncio Éttore Balestrero en compañía del  Cardenal Rubén Salazar y del Presidente de la Conferencia Episcopal Arzobispo Luis Augusto Castro, informaron que del seis al diez de septiembre de dos mil diecisiete, el Santo Padre estaría visitando las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Jorge Marlio Bergoglio tuvo la oportunidad de visitar a Colombia en varias ocasiones. Pero ahora viene como Francisco, Obispo de Roma, Vicario de Jesucristo en la tierra, Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Sumo Pontífice de la Iglesia Universal, Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano y Siervo de los Siervos de Dios. Esto ya marca la diferencia de su visita, pues no viene como un turista o visitante más, sino como Padre, Pastor y Maestro a anunciar el Evangelio y a alentar en la fe a quienes siguen las enseñanzas de Jesucristo en la Iglesia Cristiana Católica, como también dar un mensaje de esperanza a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que habitan este país.

El Santo Padre quiere dirigirse a todos los colombianos, aunque no pueda hablar con todos. Viene con un mensaje religioso y espiritual. El mensaje del Papa es el Evangelio. ¡Cristo es la paz verdadera! Y desde este anuncio quiere unir, construir puentes e invitarnos a dar un primer paso para construir una Colombia nueva, que integre a todos y los acoja a todos con sus justas preocupaciones.

Es claro  que el momento y las circunstancias que vivimos los colombianos le da una connotación especial a su visita. A él se le ha visto preocupado por la realidad política de muchas países del mundo, como también por la situación de pobreza y violencia, de deterioro del medio ambiente; él, como Pastor, no puede ocultar su preocupación por quienes viven en este bello país lleno de esperanza y oportunidades.

Entonces en esta visita el Papa traerá palabras de consuelo y de aliento para seguir construyendo puentes, suscitar el diálogo y crear proyectos comunes que nos lleven a dar pasos seguros para alcanzar la paz tan anhelada.

Con seguridad algunos instrumentarán la visita según su conveniencia. Otros no están de acuerdo con la visita de un Papa a un Estado que en su Constitución se ha declarado laico. Es verdad que Colombia es un Estado laico. Pero Estado laico no significa Estado ateo. No quiere decir que haya que anular el componente de le fe o de religión de todas las instancias de la vida pública o nacional. Un Estado sanamente laico propicia la participación armónica de todos sus componentes y hasta agradece a quien como el Papa trae un mensaje de amor y una invitación al encuentro que le hace bien a todo el país. El Santo Padre puede ser recibido no solo desde la fe católica, sino también desde la actitud de acogida propia del pueblo colombiano.

Para la Iglesia Colombiana esta es una gran oportunidad para anunciar el Evangelio de manera extraordinaria, no solo en las ciudades que visitará, sino también en el país entero, porque la visita del Papa tendrá repercusiones pastorales y sociales a lo largo y ancho de la geografía patria.

 

+Francisco Antonio Ceballos Escobar

Vicario Apostólico de Puerto Carreño

Compartir