Últimas noticias

supervision-takumi

La Fundación está sujeta a la supervisión, control y acompañamiento del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño, además de pastoral social-caritas Puerto Carreño, por sí o por quienes deleguen para el ejercicio de esta función.

REVISOR FISCAL:

Cada año, la Asamblea General elegirá por la mayoría absoluta al Revisor Fiscal, quien deberá ser contador público con matrícula vigente, que no sea miembro de la Fundación y para quien operan las incompatibilidades de familiaridad con algún miembro del Consejo Directivo. Se deben establecer y pactar con él los honorarios por los servicios profesionales prestados. El acta de la Asamblea en que figure la elección del Revisor Fiscal, deberá acompañarse de fotocopias de la vigencia de la matrícula y la certificación del Consejo Directivo de que no incurre en incompatibles.

La revisoría fiscal deberá guardar completa reserva sobre lo que tenga conocimiento en ejercicio de su cargo. Podrá comunicar y denunciar solamente en la forma y en los casos previstos por la ley y los estatutos. Responderá además, por los prejuicios que ocasione a la Fundación, sus miembros y a terceros, por descuido o dolo en el cumplimiento de sus deberes y estas mismas ocurrencias son causales de su remoción.

El revisor fiscal deberá asistir siempre a todas las Asambleas Generales, así como las Asambleas Extraordinarias y cualquiera del Consejo Directivo, cuando sea expresamente convocado o que la reunión haya sido promovida por él. Dentro de ella tendrá voz pero no voto.

FUNCIONES DEL REVISOR FISCAL:

  • Asegurarse que las operaciones se ajusten a los estatutos, a las decisiones de la Asamblea General y Consejo Directivo, para lo cual deberá existir constancia de que se le suministraron los estatutos y oportunamente recibió copia de las actas que traen asuntos de bienes o dineros.
  • Semestralmente presentará un informe sobre los balances y movimientos financieros del grupo, firmado por el presidente y el tesorero.
  • Convocar a la Asamblea cuando los estatutos se lo ordenen o permita.
  • Impartir las instrucciones sobre bienes, actas, correspondencia y comprobantes para que se conserven debidamente.
  • Autorizar con su firma los balances luego de verificar su exactitud y rendir sus dictámenes e informes correspondientes.
  • Practicar arqueos de caja y fondos con la frecuencia que estime conveniente.
  • Las demás que la ley le fija al cargo de contador profesional titulado y autorizado.