Descripción heráldica y simbólica

ESCUDO EPISCOPAL DEL SEÑOR OBISPO

FRANCISCO ANTONIO CEBALLOS ESCOBAR

escudo-obispo

DESCRIPCIÓN HERÁLDICA:

Escudo terciado en faja. En cada una de sus particiones sendos elementos, así: en jefe de azur, una estrella de plata de seis puntas con su estela y acostada de dos peces de la misma; en faja de oro, sendas ramas del café al natural, atadas por una flor del mismo al centro; en punta de azur, un monte de piedra al natural. Como timbre del escudo una cruz de oro destellada del mismo, que tiene al centro una paloma estilizada de gules. Sobre el escudo aparece un sol de amanecer, al natural. Por divisa, sobre cinta de plata, y en letras de sable la frase, “Aquí estoy, Señor”.

DESCRIPCIÓN SIMBÓLICA:

El jefe de azur expresa la vida celebrada, y que particularmente, denotan los ríos abundantes que bañan los paisajes del departamento del Vichada, como los ríos Orinoco, Meta, Vichada, Bita, Guaviare, Tomo y Tuparro, entre otros. La estrella de seis puntas con su estela, representa a la Santísima Virgen María, Estrella de la Evangelización y venerada en el Vicariato Apostólico de Puerto Carreño, en su advocación del Monte Carmelo, tal como aparece en el escudo de esta jurisdicción eclesiástica. Al igual, que reconociendo en ella a la Inmaculada Concepción, titular de la Congregación del Santísimo Redentor y a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, patrona de las misiones redentoristas. Los peces que la acompañan se refieren una vez más a la vitalidad de la hidrografía llanera y en consecuencia, son símbolo de la pura vida cristiana, ya representada así por los primeros cristianos.

El oro en la faja, representa la justicia, la generosidad y la constancia al igual que las buenas cualidades del valor, la fidelidad, la alegría y el honor. En el centro de la misma, las ramas de café, una con frutos verdes y otra con frutos maduros, entrelazadas y atadas por una flor del mismo árbol, refieren a la tierra natal del Obispo Francisco Antonio Ceballos (Génova, Quindío).

En punta de azur, aparece una vez más el paisaje vichadense, haciendo alusión al Cerro de la Bandera, formación rocosa dependiente de la gran formación geológica conocida como el escudo Guayanés. El color azul simboliza la verdad, la lealtad y el celo por la misión, además de recordar a la Santísima Virgen María, Madre de la Eucaristía y primer sagrario viviente.

La cruz de oro y destellada del mismo, que timbra el escudo, destaca, la cruz gloriosa de Jesucristo y presenta su realeza, como Sumo y Eterno Sacerdote. Se refiere propiamente a la imagen del Señor de los Milagros venerado en Buga (Valle), tierra en donde profesó perpetuamente en la Congregación del Santísimo Redentor, recibió la ordenación presbiteral y celebra ahora, su ordenación episcopal monseñor Ceballos. La paloma de gules en el centro de la Cruz, alude al Espíritu Santo, quien unge y santifica.

El sol de amanecer con sus rayos, alude a la ciudad de Puerto Carreño, llamada la cuna del sol. La divisa en cinta de plata y letras de sable, lo refuerza todo: “Aquí estoy, Señor”.

ANOTACIONES:

Destacamos la Cruz que es propia de la Imagen del Señor de los Milagros. Clara definición del lugar donde Jesús se ofreció en medio de dolores, lugar de la redención e instrumento resplandeciente de victoria. Identificación y confluencia de la mirada de los creyentes que lo buscan en su Santuario.