Con alegría y esperanza entregamos a todos los párrocos, administradores de las capillas de evangelización, y agentes de pastoral en general, el Plan Pastoral 2015-2024. Es fruto de un largo proceso, de muchas asambleas de pastoral, casi del mismo momento de la creación del Vicariato.

La misión del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño, confiado a la Congregación del Santísimo Redentor, es transmitir íntegra la fe cristiana a quienes conforman el pueblo de Dios que peregrina a ritmo de Evangelio en el Vicariato, y todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Nuestro deber es cumplir el envío misionero del Señor resucitado antes de ascender al cielo: “Id, pues y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado” (Mt 28, 19-20).

La realidad política, sociológica, cultural y eclesial invita a un discernimiento continuo de los signos de los signos de los tiempos. La realidad es un lugar teológico, en ella encontramos la presencia de Dios o constatamos su ausencia. En el Vicariato, a través del Plan, queremos incidir directamente en el mundo de los niños y de los jóvenes, la familia, en los más desfavorecidos y en el mundo de los indígenas. Cuatro realidades que a todos nos interpelan y tenemos que dar respuesta inmediata si queremos estar a tono con las exigencias del Reino y de los signos de los tiempos.

El marco doctrinal brota del pasaje de Emaús. Nuestra vida pastoral seguirá los pasos de Jesús resucitado que alcanza en su caminar a los desilusionados peregrinos de la inolvidable tarde pascual. Repetiremos una y mil veces la plegaria “quédate con nosotros, Señor, porque atardece (Lc 24, 29) y el sol inclina al ocaso. Este atardecer de Emaús ocurre en nuestra cultura actual, que con facilidad cambia la luz por la tiniebla, la alegría por la tristeza, la paz por la guerra.

Las líneas aquí presentadas no son esquemas rigurosos sino caminos que llevan al encuentro con Dios. Responden a los retos principales de la realidad, como ya hemos afirmado, pero no pretenden dar un cumplimiento total ni responder a todas las necesidades pastorales que encontramos en nuestra calidad de evangelizadores. Ofrecen una justificación, objetivo general, estrategias y actividades concretas. Deberán ser aplicados en forma apropiada a las realidades del Vicariato, en las vicarías, parroquias y capillas de evangelización. Cada parroquia y capilla de evangelización, siguiendo el espíritu de comunión, ajustará su propio plan a los parámetros del Plan del Vicariato y armonizará sus actividades con el objetivo general. De cada uno de nosotros depende la aplicación del Plan. En nuestro caso a nivel del Vicariato, depende de los encargados de las pastorales. En cada parroquia o capilla de Evangelización depende del encargado de las mismas.

Pidamos al Espíritu Santo su auxilio permanente. Sin él nada hay en el hombre, sin él no habrá frutos duraderos. Por eso a él encomendamos este plan. La intercesión maternal de la Santísima Virgen maría bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, Patrona del Vicariato, nos acompañe siempre.

Descargar Plan de Pastoral 2015