Últimas noticias

pastoral-social2Pastoral Social

El Vicariato de Puerto Carreño inició sus labores el 1 de abril del 2000. esta conformado por tres parroquias: 1. Carreño (con mas o menos 12.000 hab.): La Primavera localizada a 500 Km. de Carreño (5 –6 mil habitantes). 3. Santa Rosalía que dista 600 Km. de la capital (3 mil habitantes) y 4. La Pascua (internado con población flotante).

Internado mixto de LA PASCU

A. Situado a dos horas por carretera desde La Primavera. En invierno el río Gavilán no permite el paso. Las instalaciones del Internado están en buenas condiciones para su objetivo educacional. Una amplia Capilla, dormitorios, cocina, Baños, comedores, oficinas de administración, aulas hasta el octavo grado, salones de reunión, huerta para varios cultivos, gallinero, Almacén del Vicariato para suministrar al Internado lo necesario y a los niños ropa, zapatos, tenis y enseres de uso personal. Expendio de gasolina para las motos de los vecinos. Un Jeep Toyota y y una camioneta para transportar víveres y animales. Cuerpo Profesoral: 9 maestros y el Padre José Fernando Delgado como Director.

CASERIOS: Casuarito, Santa Rita, Chaparral, El Placer, Guacacías, Santa Bárbara y Nueva Antioquia, La Venturosa, Aceitico, Murillo.

Su creación busca responder a la aún insuficiente presencia de la iglesia en el inmenso territorio de la hasta entonces Prefectura Apostólica de Vichada. La nueva jurisdicción tiene por objetivo ampliar la cobertura e intensidad de su presencia partiendo de las parroquias y llegando hasta los caseríos de Nueva Antioquia (2 mil hab.), Santa Bárbara (1 mil hab.), Guacacías (1 mil hab.), Santa Rita (1 mil hab.), Chaparral (500 hb.) El Placer ( 300 hb.) La Venturosa (1 mil hab.), Aceitico y Murillo (mas o menos 500 hab. cada uno) y Casuarito (2 mil hab.); así como también las múltiples “veredas” de población concentrada (hasta 50 personas).

Las condiciones en que inicia labores el vicariato no son sustancialmente diferentes a las que se venían dando en lo que se refiere a recursos humanos, infraestructura y apoyo logístico. Lo que significa que se parte de condiciones limitadas, dada la inmensidad del territorio, la dispersión de la población, la baja accesibilidad, y la situación de orden publico reinante.

No obstante, la presencia de Monseñor Álvaro Efrén Rincón tiene como reto fortalecer la labor evangélica y pastoral en la región sirviéndose de una presencia directa y más cercana de una instancia organizadora y de gestión con la que podrá afrontar los retos con eficacia.

En la actualidad del recurso humano esta conformado por los siguientes sacerdotes redentoristas: Monseñor Álvaro Efrén Rincón Rojas, Obispo del Vicariato de Puerto Carreño; Padre Jaime Aparicio Párroco de Santa Rosalía; Padre Gustavo Jiménez Párroco de La Primavera; Padre Miguel Ángel Pedraza, Párroco de Puerto Carreño; Padre Humberto Ríos, Capellán de la Normal Federico Lleras Acosta y Padre José Fernando Delgado, Director del Internado de La Pascua. No tenemos esta información.

Dadas las condiciones de la labor misionera en concepto de Monseñor Álvaro Rincón, requieren mas apoyo humano, razón por la cual existe un proyecto (a ser aprobado en Roma) de un convenio para el apoyo con dos dominicos y dos dominicas en Santa Rosalía, Guacacías y El Porvenir (Meta) Igualmente, estima que existe necesidad de sacerdotes adicionales en Carreño y La Primavera, para los tiempos fuertes de Semana Santa y Navidad, lo mismo que para la escuela de Carreño se necesita el apoyo de un Hermano Redentorista.

La gran tarea pastoral que preocupa al Nuevo Obispo es la formación de Animadores Laicos que sean el dinamismo para construir una Iglesia viva, organizada y comprometida con las exigencias de los tiempos actuales y para afrontar las condiciones precarias de Sacerdotes y Hermanas que no pueden llegar a todas partes.

De todas formas, se esta contando con la posibilidad del apoyo de seminaristas durante el año de práctica.

En relación con los recursos financieros, se estima que la situación es difícil por cuanto el capital propio del vicariato es limitado, los recursos de Roma resultan insuficientes y prácticamente la única fuente económica propia del vicariato se reduce al ingreso de lo producido en el almacén de La Pascua.

Por estar iniciando su gestión Monseñor Álvaro ha concentrado sus esfuerzos en la planificación del trabajo. Sus reflexiones parten del posicionamiento de la iglesia del Vichada como institución de alto reconocimiento social y con excelentes relaciones con el Estado y con actores locales y departamentales. Este legado de los padres monfortianos es la principal fortaleza con que se cuenta para llevar a cabo acciones de Pastoral Social.

LA PASTORAL SOCIAL DESARROLLARÁ A LOS SIGUIENTES ASPECTOS:

  1. La familia. Es un eje fundamental de trabajo. La pastoral debe dirigirse a los diferentes grupos humanos. Para ello, se requiere del análisis de su problemática y motivación. En lo que se refiere a la juventud, se ha iniciado un proceso de catequesis y la conformación de grupos de jóvenes en la Normal, que hacia el futuro cercano, tendrá proyección a aspectos como el deporte y las convivencias y un compromiso comunitario.
  2. Pastoral de Catequesis. Se propone fortalecer el trabajo actual de las Hermanas de la Sabiduría buscando ampliar su cobertura e impacto.
  3. Acompañamiento al indígena. Es un grupo humano en condiciones de atraso y desventaja que requiere un acompañamiento de la iglesia. La Prefectura dejó experiencias interesantes de proyectos productivos como el de la ganadería , que tanto en La Pascua como en Puerto Carreño han dado resultados positivos. Se hacen necesarios algunos ajustes para el éxito del programa y se requiere pensar en otras opciones que mejoren las condiciones físicas y espirituales de los grupos étnicos. Revisten especial interés los indígenas que habitan en la actualidad en el casco urbano y que viven en condiciones de indigencia.
  4. Tercera edad. Es un tema primordial ante el cual el Estado ha mostrado negligencia y que requiere reacciones inmediatas. Se ha construido por parte de la Alcaldía y la Red de Solidaridad un pequeño espacio para programas para ancianos, pero que por no tener mayor proyección, no genera una solución definitiva.
  5. Colono. La pastoral social poco ha tenido en cuenta al colono en sus programas, en la medida que es el indígena quien ha recibido mayor atención. Es importante recibir programas de apoyo a sus sistemas productivos con criterios ambientales y de sostenibilidad que le garanticen un mejor nivel de vida.
  6. Educación Superior. Las pocas alternativas ocupacionales y profesionales que se ofrecen en Carreño a la juventud son en gran medida la causa de la problemática de este grupo humano (drogadicción, perdida de valores, prostitución, alcoholismo, atracción hacia los grupos armados). Si bien en Carreño no es viable pensar en una Universidad debido a la baja demanda y a las características que implica dicho centro, sí es válido apoyar y fomentar sistemas de educación de tipo presencial y semipresencial por parte de universidades varias. En este tema, la pastoral social puede constituirse en un facilitador y en un medio para cercar al gobierno local y departamental con las universidades. Las carreras profesionales, técnicas y tecnológicas sin duda ampliarían las opciones de los jóvenes y aumentarían las opciones de desarrollo humano y económico del departamento.
  7. Frente a la presencia institucional y la política social. El papel de la iglesia frente a las instituciones ha de ser neutral, pero entendido en un sentido positivo. Como actor con reconocida autoridad moral, puede convertirse en un interlocutor importante entre el Estado y la sociedad civil, que oriente y dé luces cristianas hacia el gobierno local y departamental. Además, la iglesia debe propiciar procesos de integración entre instituciones entorno a programas sociales. Eventualmente, pueden surgir convenios con las iglesias e instituciones del Estado en función de un grupo social vulnerable.
  8. Educación. La educación contratada por la iglesia en la zona del vicariato aún no ha pasado a manos de las autoridades de la jurisdicción. Se espera en mediano plazo asumir esta responsabilidad con el objeto de hacer una presencia más cercana a los establecimientos