Últimas noticias

Misión Continental

¿QUE ES LA MISIÓN CONTINENTAL?

La Misión Continental es un tiempo de gracia para la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe, un tiempo para tomar conciencia de su auténtica vocación cristiana. Es una Misión permanente, única y variada, que expresa la voluntad de la Iglesia de ser discípula y misionera de Cristo para transmitir a los demás la alegría de la fe en el actual proceso de cambio que vive la sociedad en general.

 

mision-continentalObjetivos de la Misión

La propuesta de la Misión Continental presenta los siguientes objetivos:

  • Promover una profunda conversión personal y pastoral de todos los agentes pastorales y evangelizadores, para que, con actitud de discípulos, todos podamos recomenzar desde Cristo una vida nueva en el Espíritu.
  • Fomentar una formación kerigmática, integral y permanente que, siguiendo las orientaciones de Aparecida, impulse una espiritualidad de la acción misionera, teniendo como eje la vida plena en Jesucristo.
  • Hacer que las comunidades, organizaciones, asociaciones y movimientos eclesiales se pongan en estado de misión permanente, a fin de llegar hasta los sectores más alejados de la Iglesia y a los indiferentes y no creyentes.
  • Destacar en todo momento que la Vida plena en Cristo es una actitud y un servicio que se ofrece a la sociedad y a las personas que la componen para que puedan crecer y superar sus dolores y conflictos con un profundo sentido de humanidad.

El Plan considera que estos objetivos se tienen que alcanzar al desarrollarse 5 etapas que pueden variar en el tiempo, según las realidades de cada Conferencia Episcopal y diócesis. Las etapas planteadas son a) Período introductorio, donde se daría una profundización en el conocimiento de las Conclusiones de Aparecida; b) Misión con agentes pastorales y evangelizadores; c) Misión con grupos prioritarios; d) Misión sectorial y e) Misión territorial. La comisión considera que cada una de estas etapas tiene que tener un período de preparación, uno de realización intensiva, y una continuidad, que es lo que dará el carácter permanente a la misión.

Las Conferencias Episcopales, por su parte, darán las orientaciones pastorales en clave de misión para que todas las circunscripciones eclesiásticas del país entren en estado de misión permanente. Deberán crear una comisión para la coordinación de la misión y ofrecer subsidios tanto para la formación de los misioneros como de los contenidos de la misión. Todo ello en coordinación con los planes pastorales nacionales que ya están en ejecución.

Mientras tanto las diócesis tendrán que revisar sus planes pastorales a la luz de Aparecida a fin de darle una gran renovación misionera que contemple, como signo de madurez, la misión ad gentes. También crearán una comisión central que se encargue de animar la misión diocesana y, entre otras funciones, elaborarán los subsidios que crean pertinentes para la formación de los agentes pastorales y evangelizadores para la realización del proyecto misionero.

PLEGARIA DE LA MISIÓN CONTINENTAL

Quédate con nosotros, Señor,acompáñanos, aunque no siempre hayamos sabido reconocerte.

Tú eres la Luz en nuestros corazones, y nos das tu ardor con la certeza de la Pascua. Tú nos confortas en la fracción del pan, para anunciar a nuestros hermanos que en verdad Tú has resucitado y nos has dado la misión de ser testigos de tu victoria.

Quédate con nosotros, Señor, Tú eres la Verdad misma, eres el revelador del Padre, ilumina Tú nuestras mentes con tu Palabra; ayúdanos a sentir la belleza de creer en ti.

Tú que eres la Vida, quédate en nuestros hogares para que caminen unidos, y en ellos nazca la vida humana generosamente; quédate, Jesús, con nuestros niños y convoca a nuestros jóvenes para construir contigo el mundo nuevo.

Quédate, Señor, con aquellos a quienes en nuestras sociedades se les niega justicia y libertad; quédate con los pobres y humildes, con los ancianos y enfermos.

Fortalece nuestra fe de discípulos siempre atentos a tu voz de Buen Pastor.

Envíanos como tus alegres misioneros, para que nuestros pueblos, en ti adoren al Padre, por el Espíritu Santo.

A María, tu Madre y nuestra Madre, Señora de Guadalupe, Mujer vestida de Sol, confiamos el Pueblo de Dios peregrino en este inicio del tercer milenio cristiano.

Amén.

¿QUIENES DEBEN REALIZAR LA MISION?

La Misión Continental tendrá como protagonista al Espíritu Santo (cf. Redemptoris Missio, 21) presente en las Conferencias Episcopales y en las Iglesias locales vivas, que tendrán la tarea de proyectar, impulsar y ejecutar dicha Misión. Esta tendrá frutos en la medida en que sea llevada a cabo por una Iglesia unida, en comunión y corresponsabilidad con todos los miembros del Pueblo de Dios. La comunión es particularmente importante entre los miembros del clero: obispos y presbíteros de una misma conferencia episcopal y diócesis.

Los obispos, presbíteros, diáconos, religiosos, religiosas, consagrados, consagradas, jóvenes, laicos y laicas son agentes de la Misión, quienes han de vivir una profunda espiritualidad misionera. Los agentes han de contar además con una cualificada formación teológica y misionológica, a adquirirse en los Centros o Institutos especializados ya existentes o en Centros nuevos a ser creados.

La Misión cuenta con el apoyo decisivo de los laicos, llamados a vivir la vocación universal a la santidad y a la misión (cf. Redemptoris Missio, 90) en sus propios ámbitos de familia, relaciones interpersonales, trabajo… En este sentido, la participación de los movimientos eclesiales y de las asociaciones laicales, con el dinamismo e ímpetu propios, es fundamental para el éxito de la Misión Continental.

La Misión exige renovar las estructuras pastorales de las diócesis, parroquias, comunidades eclesiales de base, pequeñas comunidades, en perspectiva misionera.

¿A QUIEN ESTA DESTINADA LA MISION?

  • A la propia comunidad eclesial para que se redescubra como comunidad atractiva y atrayente.
  • A los católicos bautizados, pero alejados de la Iglesia.
  • -A las personas y clases dirigentes que viven en los diversos espacios sociales, políticos, culturales y económicos de la sociedad latinoamericana y caribeña.
  • A las personas indiferentes que viven en ambientes socio-culturales y nuevos areópagos donde Jesucristo está ausente: familias, colegios, universidades, centros de investigación científica, artes, deportes, nuevas tecnologías de comunicación e información.
  • A los emigrantes latinoamericanos.
  • A la familia humana sin exclusiones, especialmente a quienes no conocen a Jesucristo dentro y fuera del continente: misión ad gentes e inter gentes.
    ¿COMO SE DEBE LLEVAR A CABO LA MISION?

  • -Desde la realidad social y cultural de los pueblos de América Latina y el Caribe y teniendo presente las experiencias misioneras ya realizadas en el continente.
  • Con una fuerte impronta bíblica, centrada en la Palabra de Dios, en el anuncio de Jesucristo y en una Liturgia y celebraciones que incorporan la riqueza de la religiosidad popular.
  • Desde una espiritualidad misionaria, manifestada en la gratuidad, osadía, creatividad, audacia (parresía) y con la ternura y misericordia expresadas en la devoción mariana.
  • Con actitudes evangélicas de respeto personal y acercamiento capilar a los demás en la práctica de un diálogo que suscite atracción por el evangelio de Jesucristo.
  • Sin fanatismos, proselitismos ni imposiciones, sino con la mística del propio testimonio de vida.
  • A través de estructuras pastorales mínimas, pero renovadas. Aprovechar, si se ve conveniente, la creación de nuevos ministerios específicamente misioneros, como el de “visitador misionero”.
  • En el espíritu de comunión, que comprende también el aspecto económico.
  • Usando los medios de comunicación social y las nuevas tecnologías de información.
  • Con el protagonismo directo y programas claros de las Conferencias Episcopales y la animación permanente del CELAM.

¿PARA QUE LA MISION CONTINENTAL?

  • Para crecer en el seguimiento y discipulado de Cristo en dimensión ecuménica.
  • Para que muchos descubran la persona de Cristo y su proyecto presente en la Iglesia.
  • Para transformar la parroquia y toda la Iglesia en una red de pequeñas comunidades.
  • Para fortalecer las raíces evangélicas de la fe y la conciencia misionera de la Iglesia.
  • Para crear escuelas de evangelización, formar comunidades y atraer a los cristianos.
  • Para pasar de una Iglesia sacramentalización a una Iglesia formadora en la fe.
  • Para responder a la sed de Dios que buscan muchos hombres y mujeres del continente.

Se espera pues que la Misión Continental infunda en la Iglesia presente en América Latina y el Caribe aquel fervor espiritual, el valor y la audacia de los apóstoles, como señala el mismo Documento Conclusivo (n. 571) retomando un texto de la Evangelii nuntiandi de Pablo VI:

“Conservemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas. Hagámoslo -como Juan el Bautista, como Pedro y Pablo, como los otros Apóstoles, como esa multitud de admirables evangelizadores que se han sucedido a lo largo de la historia de la Iglesia- con un ímpetu interior que nadie ni nada sea capaz de extinguir. Sea ésta la mayor alegría de nuestras vidas entregadas. Y ojalá el mundo actual -que busca a veces con angustia, a veces con esperanza- pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes ha recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo y aceptan consagrar su vida a la tarea de anunciar el Reino de Dios y de implantar la Iglesia en el mundo” (n. 80).